2008-02-21

Kurosagi: Servicio de entrega de cadáveres

Me llamo Kuro Karatsu, y estudio en 4º en cierta universidad budista. Este invierno ha sido especialmente duro para los que como yo nos metimos en esta universidad sin pensarlo demasiado simplemente porque la nota de corte era asequible, y así es como lo pagamos con intereses al cabo de cuatro años...

Esa carta de presentación, bien podría ser la de uno de tantos jóvenes que a punto de licenciarse tienen un futuro incierto, si bien, el futuro de Karatsu será de todo menos monótono, ya que es un médium con el poder de hablar con los muertos, y que junto a otros voluntarios de variopintas cualidades y poderes paranormales formaran el Servicio Kurosagi de entrega de cadáveres.

He aquí la más reciente publicación del autor de M.P.D. Psycho, Eiji Ôtsuka

Kurosagi se presenta como una obra de estructuración formal, lineal se podría decir. Todos los capítulos están bien definidos, y comienzan con una presentación omnisciente del protagonista a través de sus pensamientos: Quien es y lo que hace. así con cada nuevo capitulo, el párrafo inicial se repetirá, adaptándose al avance de la historia.

La obra esta formada por pequeños "casos" autoconclusivos, ocupando cada uno entre dos y tres capítulos, que si bien aportan información al conjunto argumental, no guardan relación entre si, e inicialmente no se volverán a tratar una vez cerrados. podría fijarse une equivalencia comprensible por todos en cualquier serie de investigación policíaca, como por ejemplo, CSI.

Esa regularidad en la línea de sucesos también es una premisa las viñetas. Tanto su forma como su distribución son totalmente rectos, guardando continua uniformidad, y ni siquiera en los momentos de tensión extrema se rompe ese esquema de un dibujo limitado por la rectangular forma de dicha viñeta. Muy a diferencia de lo ocurrido en la anterior obra de este novelista. Es por ello que todo el impacto visual no recae en grandes sucesiones de imágenes y viñetas entrelazadas, sino en la calidad del dibujo, y en la buena expresión de las trepidantes situaciones a través del mismo.

Y ahí las diferencias entre el dibujante de MPD Psycho, Sho-u Tajima, y el de Kurosagi, Housui Yamazaki ahí no hacen mas que comenzar.

Sin animo de convertir la reseña en una comparativa entre las dos obras, ya que no lo es, cabe decir que lo primero que se echa en falta nada mas abrir la obra es la precisión en el dibujo de Sho-u Tajima, para todos aquellos lectores que conozcan M.P.D. Psycho, si bien, esa es solo una sensación momentánea que durara unas pocas paginas, ya que tras la aparente formalidad del dibujo, con una estructuración tan ortodoxa, y unas líneas menos definidas, se oculta un dibujo de gran calidad, que da una ambientación perfecta a la historia.

Un detalle a tener en cuenta es el escaso uso de tramas, en comparación con otras obras contemporáneas. Los dibujos están realizados en su mayoría a trazos, así que con la superposición de líneas el autor consigue hacer desde expresiones faciales, a sombras, e incluso decorados con un nivel de detalle bastante alto.

Y es que a diferencia de cómo viene siendo lo habitual, en las escenas de máxima acción es donde las tramas desaparecen totalmente, siendo sustutidas por detallados dibujos que expresan a la perfección el horror que el autor quiere transmitir.

Es por ello, y pese a lo que pueda parecer en primera instancia, que Kurosagi dista mucho de ser una obra que debido a su formalidad estructural no sumerja al lector.

Los impactantes dibujos que aparecen de forma inesperada entre las viñetas secundarias con tramas incorporan un factor sorpresa que hace muy ameno el visionado de la obra y recupera la atención del lector.

Tratándose de una obra de horror, los cadáveres, protagonistas indiscutibles de la historia, también están representados con gran nivel de detalle. Sin llegar a rozar los limites casi de lo escatológico del dibujante de MPD Psycho, Housui Yamazaki pone especial énfasis, mas que en el cuerpo, en el rostro, representando con gran maestría rostros de sufrimiento en los difuntos, así como en todo tipo de personajes en general.

En el apartado argumental, como ya se ha dicho, la historia comienza con el protagonista Kuro Karatsu, matando una tarde como voluntario de un equipo de batida en busca de cadáveres de suicidas en la espesura, increpado por la líder del grupo, Ao Sasaki, otra licenciada que saca fotos de dichos cadáveres para conseguir beneficios publicándolas en Internet, y que es una experta en el manejo y captura de todo tipo de información a través de la red.

Ao, muestra al protagonista de que dicho grupo de “voluntarios” dista mucho de ser lo que aparenta, ya que en realidad son un grupo formado por personajes de variopintas cualidades:

Keiko Makin
o, una chica que se fue a EEUU para obtener una licencia de embalsamamiento de cadáveres, Makoto Numata, un rabdomante que tiene el poder de localizar, no filones de agua sino cadáveres, y Yuji Yata, un muchacho que afirma ser un canalizador que se comunica con un extraterrestre que tiene poseído su marioneta.

El broche de tan extravagante grupo será el propio protagonista, ya que reconoce tener el don de comunicarse con los muertos con solo tocarlos, pudiendo así saber que es lo que desea su espíritu inquieto, y concediéndoselo a cambio de algún tipo de remuneración.

Es así que, tras ayudar al muerto que encontraron cuando aun actuaban como voluntariado y de que este les obsequiara con un boleto de lotería premiado, decidieran juntarse y formar el Servicio Kurosagi de Entrega de Cadáveres, camuflado bajo una tapadera de compañía de reparto, los propósitos del grupo serán localizar muertos con la ayuda de Numata, para que luego el protagonista pueda comunicarse con ellos y conocer sus deseos, si bien, no todos serán o podrán ser tan generosos como el primer “cliente”, y las dificultades económicas pronto les sobrevendrán.

Como viene siendo habitual en el autor, la historia sorprende en el momento mas inesperado con giros arguméntales o relaciones inesperadas entre personajes, convirtiéndola en una obra muy recomendable, que no deja indiferente, y que tras su aparente linealidad secuencial de planteamiento-solución de casos, muestra una historia muy interesante.

Por desgracia, no todo podrian ser puntos positivos, y es que en esta historia muchas cosas ocurren de un modo absurdamente casual, especialmente al inicio de la obra: La información que se obtiene en las investigaciones aparece por arte de magia y se dan oportunos encuentros casuales entre personajes o localizaciones que fuerzan mucho la aparición del nucleo de la obra.

Es decir, el manga peca de tener una introducción demasiado breve y difusa, y unas investigaciones iniciales demasiado buenas para ser posibles. El protagonista tan pronto esta perdiendo el tiempo una tarde con desconocidos, como se une a ellos por las buenas para la ordinaria tarea de hacer tratos con muertos.

Basta que se este investigando a un corredor de seguros, para que uno de la competencia "que pasaba por ahi" deje un email con sus datos. Es por ello que los lectores mas exigentes echaran en falta uno o dos capitulos introductorios mas, con un desarrollo de los acontecimientos mas pausado y realista. Una vez con el nucleo de la historia ya en marcha, las pegas desaparecen.

Eiji Ôtsuka es novelista y critico de manga. Siendo un experto en las obras de horror, con obras (aparte de la reseñada) como por ejemplo Leviathan.

El dibujante, Housui Yamazaki, es conocido por su trabajo como ilustrador de Developers, precuela de la saga GUNDAM, y ha sido el dibujante de otro mangas de terror con toques paranormales, conocido como Mail.


Kurosagi: Servicio de entrega de cadáveres esta siendo publicado actualmente en España por Glenat, en su línea Seinen Manga con 3 tomos recopilatorios hasta la fecha (novedad este ultimo a fecha de publicación de esta reseña), habiéndose alcanzado ya el séptimo en Japón, tras haberse publicado en diferentes revistas especializadas como Shônen Ace o Kadowaka Mistery.

Un manga muy apetecible, a medio camino entre la serie de investigación y el cine de terror, con toques paranormales y todo ello conjuntado con el buen hacer de Eiji Ôtsuka. Kurosagi es una obra llamativa y fresca, que si bien no llega al punto de dar miedo, será apreciada por todos los aficionados al seinen que estén buscando algo sin un argumento excesivamente denso.

Lo mejor: La mezcla de géneros con un ligero toque serie B, con un buen dibujo y un argumento con giros imprevistos.

Lo peor: Personajes poco definidos y profundos, que no calan a la primera en el lector.


Ficha Técnica
Título: Kurosagi: Servicio de entraga de cadáveres
Título Original: Kurosagi Shitai Takuhaibin
Guión: Eiji Otsuka
Dibujo: Housui Yamazaki
Editorial Japonesa: Kadokawa Shoten
Editorial Española: Ediciones Glénat
Formato Tomo: B6 (125x176)
Precio: 13€
Nº de Tomos en Japonés: 5 (serie abierta)
Nº de Tomos en Castellano: 3

Enlaces:
Kurosagi en la web Ed. Glénat
Kurosagi en Listado Manga
Kurosagi en la Wikipedia (inglés)

3 comentarios:

Jeparla dijo...

No sale muy bien parado si lo comparamos con MPD Psycho...xD

Gryphus dijo...

Si, la verdad es que MPD Psycho me sigue pareciendo muy superior, pero hay que ver como se desarrolla la historia, ya que Kurosagi va al menos mejorando.
MPD tiene la ostia de sorpresas, en cada nuevo tomo lo flipas mas con cosas que no te esperabas, y que no dire porque es un spoilaco que te cagas para los que no lo han leido, lo que pasa, es que tiene ciertas cosas que no me terminan de convencer, ya que son demasiado inverosimiles para ser cierta. Kurosagi es una historia con poderes paranormales de por medio, asi que se puede "explicar" lo inexplicable acudiendo ahi, pero MPD, que se supone que las cosas proceden de los experimentos de ya sabes quien, siguen siendo demasiado "magicas", especialmente lo de Lucy.
Aun asi, MPD me gusta mas, si. XD (Por ahora, a ver como terminan ambas)

SaMtRoNiKa dijo...

mm pues yo me estoy leyendo el manga y no me desagrada aunque claro, no he leido MPD :D por ahora voy a seguir comprandomela

Publicar un comentario en la entrada