Google+ Reseña: Las Mil y Una Noches | Ramen Para Dos - Noticias Manga, Noticias Anime, Noticias Videojuegos, Cultura Japonesa

2008-02-27

Reseña: Las Mil y Una Noches

A todos nos son conocidos, en mayor o en menor medida los cuentos de Las mil y una noches. ¿Quién no recuerda la historia de Aladdin y la lámpara maravillosa? ¿O de Alí-Babá y los cuarenta ladrones? Pues estas no son más que unas de las miles historias que encierran las noches de oriente, en las que tienen lugar grandes pasiones, extraños misterios e incluso, a veces, horribles tragedias.

Algo ocurre en las oscuras noches de la ciudad de Bagdad. Desde que la joven reina se marchó del palacio, el sultán Shahryar se comporta de manera extraña.

Cada noche pide una joven virgen de su harén para que le haga compañía, y cada madrugada, sin excepción, las jóvenes mueren con la garganta cercenada. ¿Se ha vuelto loco el sultán?¿Ha enfermado tras la marcha de su reina?

La noche en la que el sultán manda llamar a Dunya, su hermano Sehara se niega a dejarla marchar y ocupa su lugar.

El sultán no tarda en descubrir que lo que le han enviado no es una joven virginal y amenaza con cortarle el cuello a Sehara, no obstante, antes de morir Sehara tiene una historia que contar, y ruega al sultán que la escuche hasta el amanecer.

La historia habla acerca de la cruel princesa Turandot, la bella del corazón de hielo, la cual pedía a sus pretendientes que arriesgasen su vida a cambio de su mano. Tendrían que adivinar tres acertijos si querían ser reyes del pueblo de Pekín, pero si no lo conseguían morirían decapitados.

Entre narraciones transcurre el argumento, el cual está maravillosamente concebido por Han Seung Hee, el cual logra introducirnos de lleno en los remotos cuentos de oriente, historias que parecen extraídas de libros tan antiguos como la misma civilización.

Jun Jin Suk es la encargada del dibujo, el cual es elegante, bien acabado y desde luego acorde con la historia que se nos esta contando. Las ilustraciones están llenas de fuerza que también se puede sentir en las viñetas además que poseen un entintado atractivo y que no parece necesitar trama alguna.

Hay que remarcar que “Las mil y una noches” es un manhwa coreano con un estilo marcadamente shojo, es decir, los personajes son estilizados y poseen un atractivo casi hipnótico, grandes ojos y largas extremidades, la belleza del dibujo es innegable.

En términos generales estaríamos hablando de una obra muy completa, tanto en guión como en dibujo, un excelente producto que desborda talento por los cuatro costados y que seducirá a todo aquel que tenga a bien darle una oportunidad.

Los autores

Poco o nada sabemos en occidente de Han seung Hee y Jun Jin Suk, guionista y dibujante respectivamente. Lo poco que hemos podido adivinar de ellos ha sido gracias sus propios comentarios en las páginas finales del presente manhwa.

En “Las mil y una noches” abundan las páginas en las cuales Jun Jin Suk hace gala de su maestría a la hora de dibujar rostros bellos y apacibles, ocupando gran parte de la totalidad de las viñetas.

En general el dibujo es elegante y poco recargado, dando más importancia a las ilustraciones por encima de los movimientos. Hablamos por tanto de un comic “estático”, que si bien resulta un regalo para la vista, transcurre de manera lenta. Un estilo muy acorde con el carácter que se quiere imprimir a la obra, dando tiempo al lector de terminar de degustar la tragedia y la belleza de estos antiguos cuentos.


Ambos autores publican de manera regular en la revista coreana Wink, famosa por otros manhwas publicados en nuestro país por Medea Ediciones como Goong: Palace Story y Legend.

Las mil y una noches

Las historias de las mil y una noches datan casi del siglo IX D.C y son un compendio de diversas narraciones de procedencia dispar, desde medio oriente pasando por Arabia, Persia, China y Egipto.

Para dividir de forma armoniosa los cuentos autoconclusivos, los distintos autores se valen de un recurso narrativo consistente en contar historias dentro de historias, como si las unas diesen lugar a las otras, hasta conseguir cerrar por completo el arco argumental.

El cuento principal de “Las mil y una noches” es el que se retrata en este manhwa, pero con pequeños cambios.
Narra la historia de un sultán que ha perdido la fe en el amor y piensa que todas las mujeres le traicionarán como sucedió con su primera esposa, es por ello que cada noche toma una nueva mujer para después matarla al alba.

Cuando le llega el turno a la joven Scheherazade ésta idea un plan, sorprende al sultán contándole una historia que le deja impresionado, pero justo antes del amanecer se niega a continuarla, prometiéndole que lo hará a la noche siguiente.

Noche tras noche Scheherazade cuenta al sultán un cuento diferente, y así durante mil y una noches, hasta que al final, el sultán le perdona la vida y le otorga la libertad.

A partir de este relato surgen todos los cuentos de Scheherazade que fueron recogidos y traducidos por primera vez para occidente en 1704, pero por la filosofía de la época y la opresión que se sufría por las diferentes corrientes políticas y religiosas los textos fueron “adaptados”, o mejor, dicho, se censuró toda escena violenta ó de índole sexual para así poder adecuar la obra a lo políticamente correcto.

Hay infinidad de adaptaciones de estas historias, sobre todo relatos de corte infantil y juvenil que durante generaciones han estado presentes en multitud de formatos.

La edición

Planeta DeAgostini se lanza de cabeza a la aventura del manhwa con esta obra de corte antiguo magistralmente narrada y que encandilará a las/os amantes del género shojo.

La edición cuenta con tapas blandas plastificadas y sentido de lectura original coreano (que es el mismo que el occidental). También incluye cuatro páginas a color así como un total de tres hojas finales dedicadas por completo a explicar el origen y los entresijos de “Las mil y una noches”.

Tiene un formato un poco más grande que los tomos japoneses, que es de agradecer para poder disfrutar aun más si cabe las bellísimas ilustraciones a página completa, que tan habitualmente pueblan la obra.


Una edición más que aceptable con un gran equipo de traductores y maquetadores, cuyo trabajo no podemos más que hacer notar después de ver la suerte que corrieron otras obras compañeras de publicación como Goong: Palace Story. Obra que aun a pesar de no contar con hojas a color, sus acérrimos defensores nos conformaríamos con que Medea Ediciones tuviese a bien hacer una maquetación digna de llamarse “profesional”, así como de no cortar bocadillos por lo sano, intentar cuadrar de forma armónica los textos en los diálogos y, si ya no fuese mucho pedir, una impresión más clara que no distorsione las imágenes hasta el punto de parecer borrosas.

Este manhwa se publicó originalmente en la revista coreana Wink y cuenta con 11 volúmenes recopilatorios en los que se encuadran multitud de historias diferentes, eso sí, todas enmarcadas en las oscuras, fantásticas, violentas y pasionales noches de Arabia.

Lo Mejor: El artístico dibujo y la trama que difiere de a lo que estamos acostumbrados.

Lo Peor: Una narrativa, quizás, excesivamente lenta.

Ficha Técnica
Título: Las mil y una noches
Título Original: Cheonil Yahwa
Guión: Han Seung Hee
Dibujo: Jun Jin Suk
Editorial Coreana: Seoul Munhwasa
Editorial Española: Planeta de Agostini
Formato Tomo: B6 (125x176)
Precio: 6,95 €
Nº de Tomos en Coreano: 11 (serie cerrada)
Nº de Tomos en Castellano: 1

Enlaces:
Planeta DeAgostini
Las mil y una noches en la wikipedia
Koreanmanhwa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada