Google+ Reseña: D- Live | Ramen Para Dos - Noticias Manga, Noticias Anime, Noticias Videojuegos, Cultura Japonesa

2008-04-16

Reseña: D- Live

La ASE, es una empresa que contrata profesionales de todos los campos y que consigue completar a la perfección cualquier encargo que se realice. Esta empresa tiene en nómina a Satoru Ikaruga, el apodado "SuperMultiPiloto", un chaval de instituto capaz de manejar perfectamente cualquier vehículo.

Este es el hilo argumental de D-Live, una de las novedades de Planeta DeAgostini de cara al XXVI Salón del Cómic de barcelona. Gracias a la editorial hemos podido tener acceso a esta novedad antes de que se ponga a la venta y poder así reseñarla a unos días antes de que vea la luz. ¡Vas a Cobrar vida en mis manos Chaval!

D-Live es un seinen de Ryōji Minagawa, autor quizás mas conocido en nuestro país por Project ARMS y por Spriggan (aka. Striker). En el podemos ver muchos de los elementos de sus anteriores obras, sobre todo de Spriggan, quizás demasiadas. La diferencia estriba en que en Spriggan él sólo se encargaba de los lápices, y aquí hace todo el trabajo.

Este manga de la Biblioteca Pachinco de Planeta DeAgostini es una de las últimas obras de este autor, que anteriormente no ha disfrutado de mucha suerte en nuestro país. Primero fue Spriggan (publicado aquí como Striker en varias miniseries en comic-book) y luego Project ARMS (también en un formato comic-book) los cuales fueron publicados por la editorial obteniendo ambos unas ventas paupérrimas y cancelándose sin llegar a ser publicados completamente. Esta es la tercera, y como bien dice el refrán a ver si así va definitiva...

D-Live se publicó en Japón entre los años 2003 y 2006 en la Shonen Sunday Weekly de la editorial Shogakukan, acumulando un total de 15 tomos.

¿Yu Onimae? ¡Ah! No, que ahora se llama Satoru Ikaruga

Este seinen nos cuenta la historia de un joven de instituto llamado Satoru Ikaruga con un don muy especial, ser el "Supermultipiloto". Hablando en plata, que es capaz de pilotar, manejar, conducir o llevar cualquier vehículo como si fuese un total experto, aunque sea la primera vez que lo ve.

A priori esta habilidad a muchos os puede parecer una idiotez. Mola mucho más lanzar rayos por los ojos o tener súper fuerza, ¿verdad?

Pero aquí entra en escena la ASE, una multinacional que se dedica a reunir a los mejores especialistas de todos los campos y a enviarlos en las misiones que se le encomiendan (¿alguien dijo ARCAM?), vamos, una agencia especializada en solucionar toda clase de problemas ya que tiene en nómina a los mejores especialistas en todos los campos habidos y por haber de la habilidad humana. Y claro está, entre ellos está nuestro protagonista Satoru.

¿Hasta aquí no veis ciertas similitudes con Spriggan? Chico de instituto trabajando para una corporación súper poderosa con gente especial, y el chaval compaginando su vida escolar con los "encargos" de la agencia. Bueno, bueno, esto lo dejaremos para después.

Sigamos con el argumento. Esta ASE es contratada por toda clase de clientes para solucionar toda clase de problemas que otras administraciones u organismos públicos o gurbenamentales no puede. Por ejemplo el atrapar a unos ladrones de bancos que siempre consiguen escapar de la policía misteriosamente, el rescate de unos inspectores en una presa derrumbada por un atentado o el rapto de un caza experimental con pilotos incluidos.

Como Satoru sólo es especialista en conducir, la ASE siempre le manda en equipo con otros especialistas, como la mejor mecánico de la organización, una experta en geología y presas o a un especialista en infiltraciones y espionaje, que parece un James Bond venido a menos. Con estas sencillas premisas Satoru va resolviendo los casos, aunque siempre le echan en cara que es un crío y que será incapaz de hacer, lo que finalmente acaba haciendo. Una secuencia sencilla: Problema, mandan a Satoru con algún compañero, surge algún problema extra que Satoru soluciona con sus habilidades y realización del trabajo. Algo un tanto cíclico que al menos en este primer tomo puede parecer repetitivo.

El arte de Ryōji Minagawa

Cualquiera en su sano juicio que haya leído Spriggan (¿Tú no lo has leído? ¿Y a qué esperas?) no le sorprenderá el limpio y atractivo trazo de Ryōji Minagawa en D-Live. Este autor posee un estilo sencillo a la vez que detallado, controla a la perfección tanto las perspectivas difíciles como los primeros planos y se mueve como pez en el agua en las escenas de acción, sobre todo con maquinaria de por medio. Aquí es donde tenemos una de sus mejores cualidades, el dibujo de toda clase de vehículos y máquinas, desde coches, motos (incluso acuáticas como se puede ver en la portada) pasando por aviones, hasta maquinaria pesada de obra como escavadoras. Ni un solo tipo de manchurrón ni mala línea. Todos los personajes se identifican muy claramente a pesar de tener un estilo muy similar y los diseños suelen ser atractivos y detallados.

Ryōji Minagawa nació el 5 de Julio de 1964 en Sumida, Tokyo. Desde muy pequeño siempre ha sentido pasión por las maquetas de toda clase de vehículos. Su interés por el manga surgió cuando un compañero de clase en el instituto le animó a dibujar al verle tan hábil dibujando toda clase de vehículos, aquel compañero era Masaomi Kanzaki (Asguine, Gun Crisis). Debutó en 1988, con tan sólo 24 años en la editorial Kodansha con el manga Heaven, pero no dio el salto a la fama hasta tres años después cuando debutó con Hiroshi Takashige en Spriggan.

Este manga de 11 tomos guionizado magistralmente por Takashige con el dibujo de Ryōji, llegó a convertirse en todo un éxito llegando a ser adaptado a la gran pantalla en una mítica película de animación realizada por Katsuhiro Otomo en 1998.

No fue hasta 1997, cuando Ryōji Minagawa volvió a conseguir otro éxito, esta vez colaborando con Kyochi Nanatsuki en Proyect ARMS, un manga que se inspiraba en muchos detalles de la obra original de Lewis Carrol, Alicia en el país de la Maravillas. Este manga de 22 tomos llegó incluso a superar en popularidad a Spriggan, llegando conseguir en 1999 el premio de la editorial Shogakukan al mejor shonen del año.

Tras esto Ryōji Minagawa se dedicó más a crear en solitario dando lugar a algunos títulos como D-Live, S.O.L.(2006) o Intruder (2007).

Una edición sencilla de la Biblioteca Pachinco

La edición de Planeta DeAgostini de D-Live no nos coge por sorpresa, ya que sigue los cánones marcados por su mayor éxito en esta línea: 20th Century Boys. Una sobrecubierta en mate manteniendo casi intacta la portada original de la edición japonesa. El papel no es el mejor que hemos visto pero no por ello es malo, y la impresión de las páginas es casi perfecta. Ni un solo borrón u onomatopeya mal puesta. Los bocadillos son claros y no hemos visto fallos en la traducción, consiguiendo seguir la historia sin problemas. Una gran edición por parte de Planeta DeAgostini, por menos de 8€, que se agradece.

Además se incluye un artículo de la exeditora de la casa, Annabel Espada, sobre el manga, el autor y su vida bastante interesante y completo para completar este primer número de una de las novedades del XXVI Salón del Comic de Barcelona.

Conclusión y Opinión personal

Mi opinión subjetiva es que no me ha llegado a cuajar. No sé si es por que veo demasiados detalles heredados (o copiados XD) de Spriggan, pero metiéndolos con calzador a un personaje cuya habilidad es conducir muy bien toda clase de vehículos. Vamos, un Yu Onimae en Spriggan ven ido a menos.

Se me hace algo repetitivo y no le veo mucho futuro a una trama así, a no ser que en los siguientes números consigan sacar una historia que interconecte los casos y nos haga seguir con más interés capítulo a capítulo las aventuras de este habilidoso conductor.

Espero por el bien de la obra que sí, por que son 15 tomos, y si cada tomo son historias con la misma estructura (problema, llegada de Satoru, demostración de la habilidad de Satoru con un vehículo nuevo, y fin) puede acabar siendo un suplicio, pero no obstante si Planeta DeAgostini ha apostado por el seguro que la historia del manga despega más adelante.

A mi no me ha llegado a convencer, pero seguro que los ávidos de acción y amantes de los vehículos disfrutan con este manga.

Lo Mejor: El dibujo de toda clase de vehículos de Ryōji Minagawa y el amplio conocimiento que tiene sobre ellos.

Lo Peor: Al menos en este primer tomo se hace algo repetitivo y monótono seguir cada misión, una vez leída ya la primera.

Ficha Técnica:
Título: D-Live
Título Original: D-Live
Guión: Ryouji Minagawa
Dibujo: Ryouji Minagawa
Editorial Japonesa: Shogakukan
Editorial Española: Planeta DeAgostini Cómics
Precio: 7,95€
Colección: Biblioteca Pachinco
Formato Tomo: B6 (127x180)
Nº de Tomos en Japonés: 15
Nº de Tomos en Castellano: 1

Enlaces:
D-Live en la web de Planeta DeAgostini
D-Live en la Wikipedia

2 comentarios:

Jeparla dijo...

Uhhh, pues a esperar a mas adelante a ver que opina la gente, que mi economía no esta como para apostar por mangas que no cuajan...

Kururin dijo...

A mi me encanta Minagawa, así que le daré una oportunidad.
Lo que no entiendo es porque la catalogan de seinen cuando es un shonen, supongo que será por la diferencia de formato.

Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada