2008-07-03

Reseña: Kamiyadori

Kamiyadori, un seinen de Kei Sanbe con claras influencias del maestro Masamune Shirow, que derrocha acción, misterio , humor y ciencia ficción. Llega a España sin hacer mucho ruido entre los aficionados, a un precio ajustadísimo. ¿Estás dispuesto a sobrevivir al virus del futuro?

Kamiyadori es un manga de Planeta DeAgostini que empezó a publicarse el pasado mes de Mayo. En Japón se serializó entre los años 2003 y 2006 en la revista Weekly Shonen Ace de la editorial Kadokawa Shoten, donde se han publicado otros mangas como Neon Génesis Evangelion de Yoshiyuki Sadamoto, Welcome to NHK, o actualmente lo hace el Sargento Keroro de Mine Yoshizaki. Esta obra llegó a acumular un total de 700 páginas aproximadamente, recopiladas en cinco tomos.

Kamiyadori, el virus del futuro

En este manga se nos cuenta la historia de la humanidad en un futuro post-apocalíptico al más puro estilo del Orion de Masamune Shirow. Un futuro donde un extraño y devastador virus llamado Kamiyadori está acabando con la población mundial, y la barrera que separa la magia y lo mítico, de la tecnología es casi inexistente. El virus, llamado Kamiyadori, es altamente contagioso, provocando que el humano infectado mute en una horrenda criatura, que atacará a otros humanos expandiendo aún más el virus.

En este futuro nada halagüeño tenemos como protagonistas de la acción a Jillard y a Vivi, una pareja poco corriente de Right Arms. Los Right Arms resultan ser un cuerpo especializado de rastreadores y cazadores del gobierno, que se enfrentan a las cepas emergentes del virus, y que mayoritariamente sólo usan sus brazos derechos como ejecutores, ya que según dan a entender al inicio de la historia, son los únicos con "licencia para matar a otro ser humano".

Jillard por su parte es un experto Right Arms, mentor de los nuevos miembros del cuerpo, inteligente y con la peculiaridad de que, para liquidar a sus objetivos, usa su brazo izquierdo, ya que quiere ser consciente y responsable de lo que hace, y no dejarse llevar así por la total impunidad de la licencia para matar de su brazo derecho.

A Jillard le acompaña Vivi, una joven muchacha de la raza Rodgek, que no habla y actúa como una niña, imitando todo lo que ve su alrededor como si estuviera descubriendo el mundo por primera vez. Pero cuando Vivi ha de cazar, es incluso más efectiva y eficiente que Jillard, ya que se convierte en toda una máquina de matar. La historia se complica cuando empiezan a surgir ciertas mutaciones en el virus, yJillard y "Gadget", apodo que recibe Vivi, han de investigarlas.

La acción desenfrenada de las cacerías se verán mezcladas con situaciones cómicas, protagonizadas, en su mayoría, por una Vivi que recuerda a un Kyle XY sin capacidad de habla.

Pero también tendremos dosis de misterio, ya que la relación del virus Kamiyadori con la organización que controla los Right Arms y el gobierno totalitario, que domina a la población con el miedo del contagio, no está muy clara. El origen del virus o el de la misma Vivi serán otros de los interrogantes de la historia, que se irá desarrollando a lo largo de los cinco tomos de este manga.

De Shirow a Kei Sanbe

Cuando empezamos a leer Kamiyadori, se nos viene a la cabeza una referencia clara, Masamune Shirow, sobre todo si hemos leído Orion o Dominion Tank Police, que son las que claramente más han influenciado a Kei Sanbe. El dibujo y los diseños recargados de los elementos místicos, así como de las criaturas grotescas creadas por el virus, recuerdan muy mucho a los demonios místicos que aparecen de Orion por ejemplo. El otro detalle que salta a la vista es el humor usado por el autor en las escenas cómicas del manga, sobre todo en la persona de Vivi, que parece ser un completo homenaje al mítico personaje de GreenPeace en Dominion Tank Police.

Aunque veamos muchas y claras referencias, las coincidencias se quedan en eso, homenajes y referencias, ya que tampoco llegan al plagio descarado, de hecho en España hemos visto autores mucho más descarados a la hora de copiar al gran Masamune Shirow... ¿Alguien se acuerda del Pixy Junket de un tal Pure?

Hablando ya más profundamente de Kamiyadori, y olvidándonos de posibles referencias a otras obras, tenemos un manga muy bien dibujado, no es una obra de arte, pero la verdad es que las escenas donde hacen acto de presencia los "kamiyadori's" son un buen ejemplo del buen hacer del mangaka, las escenas de acción están muy bien narradas visualmente y los diseños de personajes y escenarios son ricos en todo tipo de detalles.

Nota a parte merece su habilidad y obsesión con los cuerpos de las féminas, que en varios momentos de la historia podemos ver desnudos completamente por las páginas deKamiyadori, sobre todo en el caso de Vivi, algo que, aparte de alguna que otra escena gore, hace que esta obra sea sólo recomendable para adultos.

La narración quizás es el punto más flojo de este manga, es entretenido y se deja leer, pero en ciertos tramos de la historia notamos dificultades en el autor para mantenernos enganchados a la trama principal, con pasajes un tanto banales e intrascendentes.

Kei Sanbe, el autor

Kei Sanbe es prácticamente un autor desconocido en nuestro país, y decimos prácticamente por que no es la primera vez que edita algo en España. En el 2007 pudimos verle como uno de los autores integrantes en las dos entregas de Robot, la revista-artbook de Range Murata editada por Ed. Glénat. En cada uno de los dos números publicados, firma dos historias (La Luz de la Luna y Al otro Lado del Espejo) que tienen como centro la mujer, con escenas un pocosubiditas de tono, pero donde vemos que disfruta dibujando el cuerpo femenino. Curiosamente, en su comentario de la Robot #1 ya nos recomendaba la lectura de dos sus obras publicadas, Kamiyadori y Hotaru, pero tiene otras más, todas con una buena dosis de erotismo, misterio y acción.

Antes de Kamiyadori, en el 2001, publicó también para la Kadokawa Shoten una historia de fantasía heróica, con grandes raciones de eichii, llamada Testarotho, de cuatro volúmenes, que junto con la obra que hoy reseñamos, han sido editadas recientemente en USA. Tras Kamiyadori, en el 2007, esta vez probó con el género del misterio como eje central de la historia con Puzzle, obra de dos tomos, también publicada en la editorial Kadokawa Shoten.

Actualmente ha cambiado de editorial, y está trabajando con Square-Enix con su ultima obra llamada Hoozuki no Shima, de la que lleva tan sólo un tomo editado, y de la que sabemos que no abandona su fijación por el erotismo, el horror y el misterio mostrados en Kamiyadori o Puzzle. En Hoozuki no Shima nos encontramos con un chico llamado Suzuhara Kokoro y su hermana ciega, los cuales son mandados a vivir a una isla aparentemente desierta y aislada del mundo, donde un extraño grupo de niños y profesores los acogen al llegar a ella.


Edición perfecta calidad/precio

La edición de Kamiyadori es un ejemplo a seguir. Edición sencilla, sin florituras, y con un precio ajustado de 6.50€. Como bien comentaba recientemente Marc Bernabé en su blog, en España tenemos las ediciones que nos merecemos, y por eso acabamos pagando los precios que tenemos.

Kamiyadori, a diferencia de otras ediciones más comunes en nuestro país, no destaca por una edición lujosa, pero para nada desmerece su compra. El tamaño del tomo es similar al de otros seinens de la editorial, algo más grande que el tankubon típico, pero no mucho más. Tenemos unas sobrecubiertas en mate y no plastificadas, como también es lo habitual en el manga en España, pero que son eso, sobrecubiertas, nada más. Además las portadas, afortunadamente, son prácticamente idénticas a las originales japonesas.

Cuando abrimos el tomo nos llevamos una grata sorpresa, y es que nos encontramos con cuatro páginas a color, bravo por Planeta DeAgostini por este detalle. El papel usado en el manga no es el mejor que se puede ver actualmente, pero para nada es malo, no es sucio, ni amarillento, ni se transparenta, y la impresión en general del manga en ellas es perfecta, no hemos encontrado ningún error o problema. Los responsables de la traducción del manga han hecho un trabajo en general muy bueno, en el que destacamos incluso la traducción de las onomatopeyas en pequeño, al lado de cada una.

Opinión Personal

Kamiyadori es un seinen interesante, que bebe claramente de las influencias de un maestro como Shirow. Dicho esto si os gustaron mangas como Orion o el humor que se destilaba en Dominion Tank Police, Kamiyadori puede que os seduzca. El dibujo es bueno, la historia interesante y la narrativa, aunque con altibajos, entretenida. Además de todo esto, la idea de que tan sólo sean cinco tomos a un precio por debajo de los 7€, es una razón más para plantearse su compra.

Lo Mejor: Historia interesante, y buen dibujo, aunque sin lugar a dudas, lo mejor la calidad/precio que nos ofrece Planeta DeAgostini con este seinen.

Lo Peor: Altibajos en el ritmo de la historia.

Ficha Técnica:
Título Original: Kamiyadori
Guión: Kei Sanbe
Dibujo: Kei Sanbe
Editorial Japonesa: Kadokawa Sothen
Editorial Española: Planeta DeAgostini
Formato Tomo: B6 (127x180)
Precio: 6.50€
Nº de Tomos en Japonés: 5
Nº de Tomos en Castellano: 5

Enlaces:
Planeta DeAgostini: Kamiyadori

7 comentarios:

Jeparla dijo...

Le echaré un vistazo... me llama. Jooo

David J. 'Batto' dijo...

La verdad es que de las recientes novedades de Planeta es de lo que más me ha gustado junto con Karin.

kioker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David J. 'Batto' dijo...

kioker, dile de mi parte que ha hecho un gran trabajo ^^x

kioker dijo...

ok

Miharu dijo...

Me la estoy haciendo y la verdad es que me está gustando bastante, aunque el tomo 2 en algunas partes se me hizo un poco pesado.

kioker dijo...

La verdad es que el manga estaba chulo pero el final me dejo un poco con mal sabor de boca

Publicar un comentario en la entrada