2009-03-05

Reseña: Devil Magic

El anhelo de una relación sentimental es una de las constantes más evidentes de muchas obras de shojo manga. Dicho deseo es el motor que genera el movimiento de todo el engranaje del relato, punto de partida del protagonista y, también, creador del auténtico conflicto. La joven Miru Akino, mangaka habitual de las conocidas revistas Ciao y Ciao deluxe, aporta con Devil Magic su granito de arena al panorama actual del manga con acarameladas e inocentes historias cortas llenas de fantasía y humor. Dentro de la colección Un Manga, Un romance, Planeta DeAgostini edita un volumen único más de una línea destinada a chicas adolescentes que, por otro lado, constituyen un interesante mercado emergente en la escena del cómic en España.

Por Quique C. 'Black&White'

El rincón de Miru: Ciao y Un Manga, Un Romance

Uno de los aspectos más curiosos del shojo manga es la relación entre el autor y el lector. El nivel de complicidad que se establece es total, ya sea aportando datos personales en los pequeños “rincones” que dejan las viñetas o en las sobrecubiertas. La mangaka se muestra con naturalidad y la otaku se interesa por ella y (su obra) enviándole preguntas y/o dudas. Un vínculo que se va forjando con los años y que se retroalimenta más allá de una obra en concreto. Cuando una historia ha conseguido atrapar al aficionado, parece como si el artista se convierta en lo principal.

Akino no es ninguna excepción de lo comentado, así lo demuestran las considerables anotaciones que encontramos por todo el manga. Así pues, junto a los diferentes protagonistas de Devil Magic, la resucitada Sakine, el goloso Daifuku, la miedica Kotori y la puntual Tokino, entre otros, surge uno más, que es, sin duda, la propia Miru Akino.

Sus inicios, dentro de la revista Ciao deluxe, a mediados de esta década, fueron, precisamente, con una de las historias que engloba Devil Magic, la entrañable aunque sencilla La chica puntual y el chico a cuerda (Zenmai shojo to nejimaki shonen). De hecho, continúa colaborando de forma regular tanto con la citada publicación como con la mítica Ciao de la editorial Shogakukan, una auténtica autoridad en la edición de shojo manga en Japón con más de 30 años de vida.

La propia evolución de la industria del manga unida a la incursión de nuevos talentos y a la madurez de las temáticas presentadas a principios de los años 70 provocaron toda una revolución en el panorama del shojo. Quizás una de las series más emblemáticas y paradigmáticas de la época fue La Rosa de Versalles de Riyoko Ikeda. No es de extrañar la aparición de renovados aires en un tiempo en el que los lectores de finales de los 50 y de la década de los 60 pedían a gritos propuestas más maduras y osadas. La creación de Ciao se produjo en 1977 y un año después vería la luz la controvertida revista June y “sus romances entre chicos”, cambiando el shojo manga para siempre. Hoy en día, Ciao se ha posicionado como la principal publicación centrada en historias (y, también, distribuidora de dádivas juveniles, en un intento de potenciar las ventas) para chicas pre-adolescentes y adolescentes. En sus páginas se incluyen obras como Corrector Yui, Kirarin Revolution, Magical Pokemon Journey o Revolutionary Girl Utena, entre otras.

El potencial del lector femenino no ha pasado desapercibido para muchas editoriales de manga, que han apostado por autoras y obras shojo con el fin de asaltar uno de los mercados emergentes más interesantes. Es el caso de Planeta DeAgostini, que lanzó en 2004 la línea Un manga, Un romance. Un rincón donde las más jóvenes lectoras pueden refugiarse disfrutando de la pasión y las locuras del amor naif. Romances a 6,95 a cargo de nuevos valores y otros más consagrados con el único propósito de entretener. Una buena opción para los más jóvenes de adentrarse en el universo del shojo manga.

Love Magic

Miru Akino dibuja cuatro primerizas aproximaciones al romance desde una óptica desenfadada, infantil y sencilla. Aunque el verdadero denominador común de sus relatos es la fantasía aderezada con humor.

En la primera historia, la que da título a la obra, nos presenta a la joven y preciosa Sakine que, tras un accidente mortal, vuelve a la vida gracias al joven demonio Wade, que se ha enamorado completamente de ella. Su ferviente deseo es casarse con ella y conducirla al averno. Un punto de partida inocente con el único afán de divertir, mientras se suceden acontecimientos emotivos e hilarantes (destaca la gamberra secuencia del kancho que recibe Shinomiya y las absurdas demostraciones de “el pulpo jugador de baloncesto” y de “la barriga que baila”).

Corre Daifuku es la segunda extravagancia de Akino, que da rienda suelta a su imaginación más bizarra mostrando los repentinos y extremos cambios de metabolismo del protagonista, el goloso Dai Fukuyama. Un canto a la superación apto para todos los públicos.

La risa como respuesta al miedo y, por lo tanto, creadora de situaciones divertidas llenas confusión es la excusa principal para hablar sobre la incapacidad de mostrar los verdaderos sentimientos en la tercera historieta La risa de Kotori. Una predecible, pero simpática narración en la que el factor fantástico o mágico desaparece.

Finalmente, el humor que había impregnado todas las páginas queda más al margen en la tierna La chica puntual y el chico a cuerda, el último entretenimiento de Devil Magic. Una obra que cumple con sus expectativas: hacer disfrutar de la lectura a jovencitas de entre 10 y 14 años.

En cuanto al dibujo, composición y narración, apuntar que siguen el mismo patrón que los shojo mangas más convencionales: unos trazos finos y bonitos para resaltar la figura; el entorno y los enormes ojos de niñas kawai que se transforman en caricaturas reforzados con algunos garabatos en los momentos cómicos; la típica disposición fragmentada de las viñetas a la hora remarcar los instantes de mayor emotividad (el tiempo se detiene y se dilata); los adornos (estrellitas, flores y pequeñas “luces” mágicas) de una gran intensidad dramática; la creación sistemática de viñetas-detalle cuando se necesita especificar o señalar un sentimiento o momento clave y puntual, etc.

Sin embargo, a Miru Akino le falta personalidad y su estilo es una mera convención del propio género. Teniendo en cuenta que en sus inicios se decantó por unos rasgos más cercanos al shonen manga, el tiempo y su voluntad de desmarcarse de esa tendencia no han logrado un dibujo diferente o característico. No obstante, estamos ante sus primeras obras, así que tendremos que esperar a ver sus próximos trabajos.

La Edición

Planeta DeAgostini mantiene los mismos parámetros establecidos de la colección: volúmenes autoconclusivos de unas 192 páginas con sobrecubiertas a todo color adaptadas para la ocasión y un papel sencillo.

Devil Magic es el título número 14 y viene precedido por trabajos como La Casa del Agua de Miho Obana, ¡Qué difícil es ser chica! de Arina Tanemura, ¡Vamos al Koshien! de Chizuru Enomoto y Spicy Girl de Mihona Fujii, entre otros.

Lo Mejor: En definitiva, un divertimento romántico y entusiasta para las más jóvenes.

Lo Peor: Impersonal, infantil y sentenciado a adaptarse de forma poco interesante a las obligaciones del género.

Ficha Técnica:
Título: Devil Magic
Título Original: Devil Magic
Guión: Miru Akino
Dibujo: Miru Akino
Editorial Japonesa: Kodansha
Editorial Española: Planeta DeAgostini Cómics
Colección: Un Manga, Un Romance
Precio: 6,95 Euros
Formato Tomo: C6 (114x162)
Nº de Tomos en Japonés: 1
Nº de Tomos en Castellano: 1

Enlaces:
Devil Magic en la web de Planeta DeAgostini

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada