2010-05-18

Reseña: Tempestad Color Cereza

Las flores de cerezo caen, como una tempestad de nieve, ajenas al terrible revés que la vida de los hermanos Mihara sufre en ese momento. Su futuro, sus sueños, sus amistades, todo se tambalea mientras intentan crecer y aprender de sus errores en el día a día. En definitiva, una historia que podría ocurrirle a cualquiera, que trata sobre ésa difícil etapa que es la adolescencia, donde los sueños parecen lejanos e inalcanzables, algo que la hace especial y cercana al lector.

Por Sara 'Shanaide'

Hace seis años, el padre de Takashi y Kiyoshi Mihara murió en un inesperado accidente mientras las hojas del cerezo caían. Desde entonces, los hermanos se han distanciado y cada vez es más difícil que su relación vuelva a ser la que era. Sin embargo, ambos tienen algo por lo que luchar, algo que, además, tienen en común y les une a su padre: su pasión por el béisbol. Su padre, jugador semi-profesional y estrella en el instituto, siempre quiso que ambos alcanzarán su sueño dorado: llegar a ser jugadores profesionales de béisbol.

Takashi, el hermano mayor de los Mihara, parece que casi lo ha conseguido: con una beca por sus excelentes notas, está a punto de luchar junto a sus compañeros de instituto por una plaza en la liga profesional y poder subir al montículo del mítico estadio Kôshien. Al mismo tiempo, su hermano pequeño, Kiyoshi, ha comenzando a dejar de lado cada vez más el equipo de béisbol, así como la relación con su madre o con la amiga de la infancia de los hermanos Mihara, Kumiko.

Con éste personaje, Kumiko, entra en juego en esta trama de sueños por el futuro el amor. O en este caso, un triángulo amoroso: a Kumiko le gusta el hermano mayor, Takashi, pero éste la ve más bien como una hermana pequeña, mientras que es el hermano pequeño, Kiyoshi, es el verdadero enamorado de Kumiko.

Un triángulo amoroso

Así pues, la historia se desarrolla entre la tensión que se origina entre los dos hermanos, el triángulo amoroso y, sobre todo, el personaje de Kiyoshi.

El hermano pequeño es quien carga con todo el peso de la historia. Él es quien debe superar su enorme complejo de inferioridad respecto a su hermano mayor y plantearse sus propias metas para, poco a poco, darse cuenta que debe crecer y madurar para poder aceptar el cambio en su vida. En realidad, Kiyoshi es el personaje más profundo y atormentado de la historia que nos plantea Ai Yazawa, siendo, al mismo tiempo, el personaje que más evoluciona y cambia a lo largo de la historia. Podríamos decir, en este sentido, que la historia se desarrolla al hilo de su crecimiento personal.

El resto de personajes, como Kumiko o Takashi, aunque cuando uno comienza a leer parece que tendrán mucho más peso, en realidad son meros detonantes de unas acciones que sólo provienen de Kiyoshi y que, si, es cierto que sin ellos no podrían accionarse, pero no resultan unos personajes plenamente activos en la trama. Quizás se intenta con Kumiko, pero al final el intento se queda en una chica que elige su futuro instituto en función del que elige Kiyoshi.

En cuanto a la estructura, la historia de los hermanos Mihara comprende las dos historias de Tempestad color cereza y Las flores que miran al cielo, mientras que la última historia que reúne éste tomo, El último amor no correspondido, se trata de una continuación de la historia Marine Blue no kaze ni dakarete (El abrazo del viento azul marino), centrándose en el personaje de Ippei Shimizu, aunque desde la perspectiva de la tímida Sachi Koizumi, enamorada perdidamente de él. Se trata de una historia con final agridulce, centrada en lo difícil que es dar ése primer paso hacia el amor, el desengaño que a veces uno mismo se provoca… o las ilusiones que pueden quedar rotas. Se trata de una historia corta, en la que queda latente que el personaje principal Ippei, ya tiene una larga historia detrás, pero aún así, logra emocionar al lector aún sin haber leído la historia anterior, que no ha sido editada en nuestro país.

Pero si regresamos a la historia principal, Tempestad color cereza, es necesario saber de la importancia del béisbol, o en definitiva, del club de deportes en los institutos japoneses para darnos cuenta de la importancia del esfuerzo que ponen los dos hermanos por ser los mejores. En un sistema que se esfuerza por valorar y compensar a aquellos estudiantes que destacan tanto en los estudios como en los deportes, las becas resultan imprescindibles para poder acceder a las mejores y más prestigiosas universidades de Japón. Por ello, una de las vías posibles para conseguir dichas becas es ser uno de los mejores integrantes del equipo deportivo en cuestión.

Ai Yazawa y su tempestad

La propia autora ha confesado que ésta es una de sus obras favoritas (la que comprende las dos primeras historias, Tempestad color cereza y Las flores que miran al cielo), lo cual se intuye en el cariño que vuelca en todos los comentarios al margen. Publicada en Japón en 1991, el dibujo de Ai Yazawa resulta inconfundible, similar al de otras de sus obras como No soy un ángel, publicada también por Planeta DeAgostini y obra que dibujó nada más terminar esta. Por lo tanto, es un dibujo fácil pero que con apenas unos trazos individualiza a los personajes entre sí, lo cual siempre se agradece.

La edición que Planeta DeAgostini nos presenta se trata de un tomo único con sobrecubierta, con papel reciclado y una buena impresión. El tomo tiene un precio de 6´95€, editado dentro de la colección “Un manga, un Romance”. La traducción, además, incluye diversas aclaraciones sobre los nombres técnicos del béisbol o bien sobre las obras en cuestión (como es el caso de Marine Blue kaze ni kadarete).

En conclusión

Se trata de una historia que destila buenos sentimientos, pero que sin duda nos deja con la sensación de querer más sobre la historia de los hermanos Mihara. Recomendable para quienes el shojo no sólo sea un culebrón sin pies ni cabeza. Una obra que al final nos deja con un sabor agridulce, por mucho que nos pese, podemos imaginar el final, pero no estaría mal poder disfrutar unas páginas más de ésta cálida historia de la mano de Ai Yazawa.

Lo mejor: el guión de Ai Yazawa en un primer momento puede parecer simplón, pero esto desaparece en el momento que se leen más de dos páginas. Es una historia que va más allá de un simple problema amoroso o una crisis existencial adolescente; por el contrario, es un guión basado en la experiencia de madurar y forjar nuestros propios sueños día a día. Sin duda, lo más destacable.

Lo peor: La inclusión de la segunda historia, Marine Blue kaze ni kadarete, que al no haber sido editada en nuestro país parece un añadido más bien innecesario.

Ficha técnica:
Título: Tempestad color cereza
Título original: Usubeni no Arashi (うすべにの嵐)
Guión y dibujo: Ai Yazawa
Editorial Japonesa: Shueisha
Editorial Española: Planeta DeAgostini
Formato: B/N, rústica, 192 páginas de papel reciclado.
Precio: 6´95€
Tomos edición japonesa: Tomo único
Tomos edición española: Tomo único

6 comentarios:

Nisa Arce dijo...

A mí me gustó mucho este tomito ^^ Es imprescindible para los fans de Ai Yazawa, si bien no es su mejor obra.

Draënion dijo...

Ains... coincido en lo de la inclusión de Azul Marino...

A ver si Planeta publica esa serie yaaaa!!!!!! >.<

Innocence Shiro dijo...

Muy bonita obra,y no demasiado tipica,por asi decirlo :).De este tomo me acuerdo,que buscando en la web del Fnac a ver si estaba el 21 de Nana le pusieron el titulo a este tomo de "Tempestad Color Cerveza" XDDDDDDDDD

Ojala traigan mas obras de Ai Yazawa >.<

Tamar Melian dijo...

me encanta tu blog visita mi blog de recetas

Maria Jesus dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.


libro

Macario Canario Vinilo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario en la entrada