Google+ Reseña: Operación Barbarroja | Ramen Para Dos - Noticias Manga, Noticias Anime, Noticias Videojuegos, Cultura Japonesa

2010-07-29

Reseña: Operación Barbarroja

Que la Segunda Guerra Mundial es una fuente casi inagotable de la que beben muchos mangakas, es algo incuestionable. Si hace unos meses reseñábamos Frau Tovarich, una novela gráfica que narraba la historia de unos soldados alemanes que luchaban a la deriva en territorio soviético durante la última época de la contienda, esta vez es el turno de Operación Barbarroja, una obra autoconclusiva que si bien Ediciones Glénat ha calificado de seinen manga, podría catalogarse perfectamente dentro del mismo género que el mencionado cómic de Jun Matsuura.

A diferencia de la primera y de otras publicaciones de corte bélico que han visto la luz en España, como es el caso de Hitler, la novela gráfica, de Shigeru Mizuki, Operación Barbarroja supone un repaso concienzudo y meticuloso de los planes creados por los nazis para batir en el menor tiempo posible a su enemigo más peligroso: la inmensa y descomunal Unión Soviética. Tanta veracidad hace que el argumento en sí no tenga demasiado interés, puesto que el devenir de dicha operación ya es conocido, pero la riqueza de datos, diagramas y biografías que forman parte de sus páginas hacen de este cómic un tesoro para aquellos amantes de todo lo relacionado con esta cruda etapa de la historia de la humanidad.

Por Nisa Arce

Hitler vs Stalin

En 1941, cuando gran parte de Europa estaba bajo su poder, Adolf Hitler decidió llevar la técnica estrella del ejército alemán, la Blitzkrieg (también llamada guerra relámpago, con la que consiguieron invadir diversos territorios en tiempo récord) hasta la frontera soviética, confiando en que lograría grandes resultados si conseguía desmantelar a las tropas enemigas en el menor tiempo posible. En el papel, las predicciones no fallaban: si Alemania conseguía derrumbar una a una las barreras y ocupaba por último Moscú, el corazón del imperio, la dominación nazi no conocería fronteras y su imperio de mil años sería una realidad.

Para ello, diversos grupos se movilizaron por tierra y aire; miles de soldados depositaron sus esperanzas en el futuro ideado por el Führer y la más sofisticada maquinaria de combate se destinó a aplastar cada signo de resistencia que pudiera hallarse a lo largo de los centenares de kilómetros que los separaban de la meta.

Aunque la ejecución de las estratagemas fue impecable y se consiguió un número de bajas y rehenes demencialmente alto en el bando contrario, la Operación Barbarroja no llegó a buen puerto. Los alemanes, en su afán por demostrar que eran los amos del mundo, se olvidaron de un enemigo aún más temible que los seguidores del camarada Stalin: el implacable clima de la estepa rusa.

El quehacer de tantos hombres en ambos frentes, desde notables dirigentes militares hasta soldados rasos anónimos, queda plasmado por el lápiz de Kobayashi de forma desgarradora sin ahondar en la crudeza visual. Sólo un autor de su talla es capaz de reflejar tanto sin mostrar apenas nada, mostrando con sutileza que no hace falta derramar litros de sangre en forma de tinta para trasladarnos de lleno a una época en la que la violencia por la violencia, más allá de las ideologías, era una forma de vida.

Un trabajo documental impecable

Si hay algo que destaca con notoriedad en Operación Barbarroja, es el cuidado y esmero con el que se ha recogido hasta el más mínimo detalle. Desde los uniformes de cada rango en el respectivo ejército, pasando por tanques, aviones de combate o los numerosos esquemas en los que se apoya el texto, el cómic parece un manual narrado por medio de viñetas. En definitiva, es un estudio concienzudo que no escatima en recursos visuales, como la utilización de viñetas panorámicas que abarcan todo el largo de un pliegue completo, es decir, dos páginas consecutivas, dándole cierto ritmo. Por lo demás, el autor huye de recargamientos y no usa tramas. El color parece haberse aplicado mediante trazos de pluma y acuarelas. Además, juega a entintar encima de las líneas abocetadas, sin que estas se hayan borrado del todo, lo que le confiere un aspecto fresco e interesante.

Es bastante obvio, pero cabe también destacar que, puesto que la historia transcurre en territorio europeo y está protagonizada por hombres caucásicos, poco toque oriental se desprende del cómic. No deja de ser interesante leer parte de nuestra historia recreada a ojos de un japonés.

Kobayashi, indiscutible del género bélico

Motofumi Kobayashi, nacido el 28 de enero de 1951 en Fukushima, se ha ganado el reconocimiento internacional por dos logros: su ardua tarea como mangaka especializado en títulos de corte bélico, y el haber sido el primer artista japonés en dibujar una serie de Marvel Comics en el año 1987 (Psychonauts). En su extenso y prestigioso curriculum destacan obras que han sido publicadas en nuestro país, como es el caso de Cat Shit One (que dio el salto a la animación recientemente), Omega 7, Vietnam War o Kampfgruppe Zbv, todas ellas por Ediciones Glénat.

Obra de culto para entendidos

Decir que la lectura de Operación Barbarroja es sencilla, sería caer en una gran mentira. En efecto, no lo es. A la gran presencia de bloques de texto explicativos y pequeñas biografías, hay que añadirle el que se requieren conocimientos históricos previos para poder disfrutarla. No hace falta ser un gran entendido, pero sí tener cierta idea. De lo contrario, pocos alicientes se pueden encontrar en este cómic que en ocasiones parece una película. Si a ello le sumamos las últimas quince páginas, consistentes en esquemas jerárquicos del ejército alemán, diagramas de los vehículos que conformaban determinadas compañías y mapas del transcurso de la batalla, se conforma la evidencia: este es un cómic destinado a aquellos que quieren revivir la historia desde otro punto de vista y/o desean aprender un poco más de ella.

En cuanto a la edición, el cómic cuenta con una presentación impecable: sobrecubierta con una ilustración muy llamativa, coloreada a partir de una viñeta en blanco y negro que se encuentra en el interior, formato de gran tamaño (en comparación al de un tomo estándar), traducción minuciosa en la que se respeta la terminología y abundan las notas a pie de página, mínima intrusión en los numerosos mapas para colocar los rótulos en español y, sobre todo, respeto de los ya nombrados diagramas finales. En ese sentido, es una inversión completamente justificada.

En conclusión

Quiénes no sientan interés alguno por el tema, difícilmente encontrarán alicientes que les lleven a la lectura de este manga. Recomendado, por tanto, a los amantes de la vertiente bélica del seinen. Abstenerse los no iniciados.

Lo mejor: El detalle y realismo con el que están recogidos desde los uniformes hasta los equipos de combate de ambos bandos.

Lo peor: Carece de interés alguno para el que no esté mínimamente interesado en este episodio de la Segunda Guerra Mundial.

Ficha técnica:
Título: Operación Barbarroja
Título original: Barbarossa Sakusen
Guión: Motofumi Kobayashi
Dibujo: Motofumi Kobayashi
Editorial japonesa: Gakken
Editorial española: Glénat
Formato: rústico, 176 páginas b/n
Precio: 10 €
Nº de tomos en japonés: 1 (autoconclusivo)
Nº de tomos en español: 1 (autoconclusivo)

1 comentario:

stormsparadise dijo...

Es, simplemente, una de las mejores obras del autor (de las que han llegado a nuestro país). Tengo dichas obras y ninguna me ha decepcionado, aunque probablemente sea por que sé bastante sobre la segunda guerra mundial y lo que ocurrió en ella. Gran reseña espero que hagáis lo mismo con el resto de obras del autor!

Un saludo!

Publicar un comentario en la entrada