2011-05-31

Reseña: Underdog

¿Qué ha sucedido con el manga en nuestro país? A finales del 2009 Ediciones Glénat anunció su ambiciosa colección de manga made in Spain, la Línea Gaijin. Mientras muchos pensaban que el público no respondería adecuadamente por recelo a una obra dibujada por un autor no japonés, otros señalaban el gran salto que esto podría suponer para los autores españoles. Tras la salida de las tres primeras piezas de la colección se disiparon todos los temores: éxito rotundo de ventas para Dos Espadas, Lêttera y Bakemono, tanto como para colocarse entre las novedades más vendidas de la 16ava edición del prestigioso Salón del Manga de Barcelona.

Meses después, y poco antes del inicio del vigésimo noveno Salón del Cómic de Barcelona, Glénat lanzó la segunda oleada de títulos de la línea, a saber: Himawari, La Canción de Ariadna y Underdog que, siguiendo la estela de sus predecesores, han cosechado un gran éxito entre el público.

Para que no os perdáis ante esta eclosión del manga en nuestro país, desde Ramen Para Dos os ofrecemos la reseña de uno de estos títulos. ¡Si queréis saber qué hallaréis dentro del Underdog de Noiry no dejéis de leer estas líneas!

Por Pol G. 'Locke'


Argumento

¿Quién dijo que la muerte era el final? Para Black Dog, nuestro protagonista, esta máxima ha perdido todo su significado por la fuerza. Después de una misión junto a sus compañeros de la unidad de élite Canidae, la vida de Black Dog termina bruscamente. En el punto de no retorno que supone su propia muerte, Dog acepta un trato con un extraño individuo quién, supone, es la misma muerte. ¨Tu nombre a cambio de tu vida¨ . Tras aceptar la oferta del desconocido, Dog vuelve al mundo de los vivos para descubrir que tiene un nuevo compañero: un extraño can negro que le sigue a todas partes.

Dog ha recibido una segunda oportunidad, pero tiene bien presente que su vida nunca será la misma. Aprovechará esta nueva vida para esclarecer los oscuros tejemanejes que provocaron su asesinato, y no descansará hasta haber cobrado su justa venganza. Y por si este cóctel de emociones fuese para algunos pocos insustancial, se las verá con los temibles Corruptos, fantasmagóricos seres que se interpondrán en su camino a cada paso que dé.

En Underdog podremos observar el periplo de un hombre en busca de la verdad, principalmente para alcanzar un sosiego que su alma parece no alcanzar. Podríamos decir que estamos ante un título con grandes personajes, pero incluso así podríamos llegar a pecar de modestos; y es que aquel que lea Underdog experimentará, muy probablemente, una identificación casi instantánea con su protagonista, no tanto por quien es en sí como por sus reacciones.

Black Dog y sus “compañeros de reparto” palpitan como si tuviesen realmente un corazón y sumergen al lector en una empatía casi inmediata: acciones, reacciones, decisiones…incluso las palabras elegidas parecen tan seleccionadas como espontáneas. Has muerto, has vuelto a la vida y te has visto metido en miles de problemas ¿Quién en su sano juicio no perdería los nervios? Black Dog los pierde, y no en una sola ocasión, y le veremos hablando como nosotros, exclamando un súbito ¨¡Pero qué coño…!¨ tras un gran sobresalto.

Un explosivo de mecha rápida

Es lo que muchos podrán lamentar de este tomo. Como muchas de las obras de la Línea Gaijin, nos encontramos ante un manga de tomo único, por lo que es natural ver como la autora acelera una historia que de otro modo podría alargarse dilatando los acontecimientos de la trama.

Sin embargo, a la vez que una falta, Underdog convierte su brevedad otra de sus virtudes. Y es que el que se aventure su lectura hallará en él un ritmo frenético, incansable y plagado de escenas de máxima tensión y carga dramática. Resulta importante matizar, por tanto, que Underdog no es una pequeña obra de un solo tomo, sino una gran historia encajada a presión dentro de un pequeño soporte.

En este punto, merece especial mención el papel de Black Velvet, la jovencísima asistente de guión de Underdog y por consiguiente la responsable de ayudar a su autora, Noiry, a la hora de gestionar y adaptar completamente la historia a las viñetas que leemos; tal vez el suyo sea un trabajo menos visible, pero no por ello resulta prescindible ni menos importante.

Lo verás todo

No sería en absoluto desacertado pronunciar estas palabras en referencia a Underdog. El dibujo de la obra, cuidado y bien definido, nos lleva satisfactoriamente al ambiente en el que transcurre, llama nuestra atención e incluso nos obliga a parpadear ante el realismo y la crudeza del dibujo en algunas escenas. Se trata, en términos más generales, de un dibujo excelente y muy bello, con unas figuras estilizadas y unos escenarios cuidados al detalle.

Y es que podremos apreciar cuánto se ha esforzado Noiry en reforzar la acción y en captarnos para incluirnos en ella, llevándonos así al conglomerado de violencia y situaciones extremas que supone Underdog. Como apunte anecdótico, podremos observar a unos personajes masculinos altos, fornidos y con mucho músculo, algo que no es de extrañar dada la predilección de la autora por dibujar esta clase de personajes (a los que suele llamar en tono humorístico ¨ ay omá qué ricos ¨).

¿Qué vino primero, el perro o el panda?

Tamara Álvarez Bermúdez (Oviedo, 1986) es la autora de ésta obra, aunque todos la conoceréis mejor como Noiry. Aficionada empedernida a los videojuegos y al manganime, su afición e interés por el mundo del dibujo fue avivada por su hermana, también dibujante. Gracias a ello, tomó la determinación de estudiar titulándose en Ilustración hace tres años. Después de colaborar en diversos proyectos fuera de nuestras fronteras, se embarcó en este gran proyecto que supone su debut en el mundo del cómic. Antes, ahora y siempre, podéis seguir sus dibujos a través de la red en sus diversas plataformas digitales (DA, web).

Admite haberse visto influenciada por grandes artistas del mundo del videojuego, como Tetsuya Nomura (Ilustrador y diseñador de varios títulos de la saga Final Fantasy y de Kingdom Hearts), Ayami Kojima (Ilustradora de la saga Castlevania) y Kazushi Hagiwara (Autor de Bastard!!) y no duda en mostrarse humilde y halagar a sus compañeros Gaijines, así como a otros autores. Incondicional amante de los pandas, gusta de ser irónica y acercarse a sus fans; rechaza el modelo de artista distante y elitista, y apuesta por discutir y recibir críticas sobre su obra, a al que trata como a su propio retoño.

Y cuando creías haber terminado…

…te sorprendes con tu error. Al término de la historia, el tomo de Underdog nos deleita con una sección en la que Noiry nos habla acerca de las peripecias que ha vivido al dibujar su obra; de las sensaciones que le ha transmitido y, en definitiva, de su experiencia en general. En esta sección final, nos informará acerca de los orígenes de Underdog, de los simbolismos y significados ocultos de la obra e incluso nos retará con un pequeño misterio.

Para finalizar, encontramos una amplia galería de fan arts de Underdog, realizados por dibujantes profesionales y admiradores del trabajo de Noiry, algo que se da en todos los tomos de la Línea Gaijin adaptándose, claro está, a la obra de cada uno.

Conclusión

En conclusión, nos encontramos ante uno de los títulos de la nueva Línea Gaijin, que ha demostrado una inmensa calidad en todos y cada uno de los tomos bajo su sello. Por ello, resulta un título más que recomendable para todos, sobretodo para desechar esos prejuicios de origen en el manga. Aquellos que se decidan a adquirir y leer este tomo, descubrirán que se trata de una gran obra, y eso que sólo es el debut de esta joven autora.

Lo mejor: Un dibujo estilizado y bien definido. Trepidante acción, con escenas muy dinámicas. Diseño de personajes y escenarios cuidado y trabajado.

Lo peor: Su ritmo es muy rápido, sobretodo por su brevedad impuesta; por este motivo, puede que muchos se queden con ganas de más al terminar el tomo.

Ficha Técnica:
Título original: Underdog
Guión: Noiry y Black Velvet
Dibujo: Noiry
Editorial: Ediciones Glénat
Formato: C6(114x12)
Precio: 7 .95 euros
Numero de tomos: 1 (Tomo único)

1 comentario:

AtahoneroPepinero dijo...

Buena reseña. La verdad es que la historia me encantó, y esa conversación final entre la vida y la muerte, es la leche. De criticar algo, quizá el dibujo, que aunque presenta gran dinamismo y es muy bueno, yo al menos encontraba a los personajes un tanto rígidos a veces.

Publicar un comentario en la entrada